Que significa el color naranja

Color naranja

El nombre del color naranja procede directamente de la fruta, que antiguamente era un fruto exótico. Este color da lugar al mezclar el rojo y el amarillo. Ya que al pensar en colores de este tipo nos viene siempre antes a la cabeza el amarillo o el rojo, hay pocos conceptos exclusivos del naranja.

Naranja

Pero no por ello carece de significados, sensaciones y curiosidades. En este artículo te lo contamos todo.

Significado del color naranja

Como ya te hemos comentado, este color comparte muchos significados con los colores de los que procede. De esa forma, podemos comprobar que significa muchas cosas distintas y en ocasiones contradictorias entre ellas. Esto es algo que ocurre también con el violeta, por ejemplo.

Como significados principales se le atribuye sobre todo el calor, ya que tiene una fuerte presencia en el Sol y en el fuego. También simboliza la positividad, la alegría y en cierta forma la infancia.

En el lado negativo encontramos que simboliza en cierta forma la falsedad. Aun así, es uno de los colores que menos connotaciones negativas tiene, ya que casi todo lo que representa es positivo.

El mayor problema que encontramos al analizar este color y definir sus significados, tanto presentes como históricos, es que al ser realmente una mezcla de otras tonalidades, se queda siempre en mitad de todo. Por ejemplo, representa deseo pero a medias, no tanto como otros colores. Simboliza pasión e incluso un poco de agresividad, pero tampoco llega a simbolizar ambas cosas al cien por cien.

También simboliza la alegría y la positividad, pero en ciertas tonalidades es demasiado agresivo para que nos aporte tranquilidad. Aun así es un color muy bueno, que suele estimular la creatividad y que en la sociedad actual es usado para pintar objetos que necesitan ser vistos, como por ejemplo para los uniformes de las personas que trabajan arreglando carreteras o para los chalecos reflectantes.

Es una de las tonalidades preferidas de los niños y de los padres a la hora de decorar sus habitaciones, al ser llamativo también se suele emplear en ocasiones para la publicidad, ya que llama mucho la atención.

¿Qué sensaciones transmite?

Cuando nos referimos a un color naranja muy vivo, los sentimientos que nos proyecta son pasión, energía, fuerza, triunfo. El naranjo es uno de los pocos árboles que puede tener a su vez frutos y flores, por lo que antiguamente lo relacionaban con la fertilidad.

Si hablamos de una tonalidad más clara, encontramos que nos aporta tranquilidad e incluso (aunque te parezca increíble) estimula nuestro apetito. Por eso algunas empresas de comida lo usan en sus anuncios.

Color naranja
Color naranja

Cuando nos referimos a sabores, dependiendo de la tonalidad nos indica uno u otro. El que se acerca más al a rojo es dulce y las tonalidades del naranja que se acercan más al amarillo suelen transmitir sensaciones ácidas, algo que está relacionado con que el limón es de sabor agrio.

También nos transmite sensaciones otoñales. Si piensas en el otoño, en las hojas de los árboles cayendo y en el calor del hogar con la chimenea, seguramente vengan a tu cabeza el naranja y el marrón.

Y como guinda al pastel de sensaciones que nos proporciona este color, encontramos que es perfecto para los días en los que necesitamos fuerza y energía. Además, al estimular nuestra creatividad, es genial para usar en esos días en los que echamos en falta un poco de inspiración.

Curiosidades de este color

Este curioso color con nombre de fruta está muy relacionado con el budismo, de hecho es el color que lo simboliza.

Al transmitir sensaciones que en su gran mayoría son positivas, es utilizado por varios partidos políticos de varios países.

En Holanda es considerado por muchas personas como una tonalidad que simboliza el orgullo de pertenecer a su país. Esto se debe a que allí es el color que representa a la Familia Real, por lo que le da un toque de distinción y poder.

Si analizamos favoritismos de este color entre hombres y mujeres nos encontramos con que no es uno de los favoritos, de hecho es más rechazado que querido.